TOM SELLECK, UN HOMBRE CON BIGOTE

Las personas quedamos marcadas por las decisiones que tomamos. Nuestro futuro cambia, de la noche a la mañana, por decir sí o no ante una determinada propuesta. Para bien o para mal. En el caso de la carrera de un actor queda configurada no sólo por su talento interpretativo, sino también por los papeles que elige. Hay actores que pasan a la historia por los papeles que han interpretado y otros serán recordados por los personajes que desestimaron. Un ejemplo interesante es el de Richard Harrison, actor americano que dijo NO a Sergio Leone y al papel del “hombre sin nombre” de Por un puñado de dólares (1964). Clint Eastwood dijo SI y su leyenda continúa, Harrison terminó protagonizando tom-selleck-fue-magnum-de-1980-a-1988-pero-ahi-se-quedonamxploitations en tierras filipinas en los ochenta y dando vida a una de las sagas más destajistas y vergonzosas de ninjas de la hitoria de la mano de Joseph Lai y Godfrey Ho. Yo siento cariño por su carrera y por las pelis que rodó en Filipinas, pero eso es otra historia y se merece otro post.

Tom Selleck es mucho más que Magnum, es mucho más que un hombre con bigote. Tom Selleck es el actor que dijo NO al papel de Indiana Jones. Recomendado por su agente, Tom se dejó convencer por éste para dar un NO a Steven Spielberg y apostó por llevar bermudas, camisas floreadas y conducir un Ferrari en Hawai como investigador privado en Magnum P.I. (1980-1988). No fue la mejor decisión tal y como demuestra la rencorosa carta que le regaló a su representante hace menos de un año.

http://www.zeleb.es/tv/n/la-desagradable-carta-de-tom-selleck-a-su-representante-el-que-rechazo-indiana-jones-03259
Recientemente he visto Un hombre inocente (1989), una de las películas que interpretó Tom Selleck a finales de los ochenta, la época dorada en la que más “éxitos” tuvo en la gran pantalla. Tres hombres y un bebé (1987), Su coartada (1989) o Un vaquero sin rumbo (1990). Selleck podría haber sido un buen Indiana Jones. ¿Por qué no? De hecho, cualquier papel interpretado por Harrison Ford lo podría haber salido adelante con otro actor; pero no fue así. Nada más que decir. Y que conste que me gusta Harrison Ford, sobre todo cuando parece estar totalmente desorientado como en el clímax con Rutger Hauer en Blade Runner (1982) o después de sufrir un disparo y quedar amnésico en A propósito de Henry (1991).

Tom está muy bien en Un hombre inocente. Y como la propia película, funciona, entretiene y emociona hasta el fin del segundo acto. Tom es un hombre de éxito, mecánico de aviones y felizmente casado, hasta que un día, la mala suerte llega a su vida y unos policías corruptos lo mandan a la cárcel. Un hombre honesto, pacífico y asustadizo entra en el infierno y ha de sacar su peor “yo” para sobrevivir. Y por supuesto, lo hace. Toda la an_innocent_man-508100724-largeparte que se desarrolla en la cárcel es lo mejor de la película. Peter Yates filma con una puesta en escena sobria, el ambiente es duro y las secuencias tienen la suficiente violencia para entender el cambio que se produce en Tom. En su rostro vemos como esa disparatada idea inicial va tomando forma poco a poco. Un hombre inocente va a matar a otro hombre. Esa evolución acompañada por la música de Howard Shore es lo mejor de la película. Shore dota de su característico éxtasis y clímax a estas secuencias en las que el personaje camina hacia situaciones que van a cambiar su vida, que van a transforman su ser. No es casualidad que su música acompañe a las películas de Cronenberg o a El silencio de los corderos (1991). Un director y una película que respectivamente nos explican historias de transformación -La mosca (1986), Inseparables (1988) o Una historia de violencia (2005-) en el caso de Cronenberg; y es una historia de transformación -la de un psicópata y una policía- en el caso de la película dirigida por Jonathan Demme y protagonizada por Jodie Foster.

Nunca sabremos cómo habría resultado la saga de Indiana Jones con Tom Selleck, es posible que no hubiera pasado de encontrar el arca perdida o que su padre hubiera acabado siendo Roger Moore. Eso sí, no me imagino a Harrison Ford con camisas floreadas y en un Ferrari rojo por Hawai y mucho menos luciendo un hermoso bigote.

About Descatalogado

Miguel Arjona es Descatalogado y muchas más cosas. Además de su empeño por catalogar cine olvidado en viejas cintas de vhs, Miguel es guionista, realizador, crítico de cine y profesor de cine en FX ANIMATION Barcelona 3D & Film School. Después de estudiar una carrera universitaria que no tiene nada que ver con el mundo del arte, enfermería, decidió adentrarse en el séptimo arte y estudiar cine. Un año en el IDEP y luego dos más en el CECC, en las que estudió guion y dirección. Después de escribir y dirigir varios cortos en 2005, Miguel tuvo la oportunidad de ser director de ESTUDIODECINE, un cargo que ha ocupado durante diez años. Desde entonces, compagina su trabajo en el mundo de la docencia con la producción de varios largometrajes (Párking, La Manada), la escritura de guiones y la realización de cortometrajes y videoclips.
This entry was posted in 80´s and tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s