CREED, LA LEYENDA DE STALLONE

Queda una semana para la entrega de los Oscars de la Academia de Hollywood, y me pregunto, ¿se trata de algo importante y relevante? Sí, en muchos aspectos. Una nominación y en último caso un premio, otorga a una película un cierto status y sobre todo asegura un recorrido comercial. ¿Y además de eso? Además de eso poco más.

Lejos quedan los tiempos en los que estos premios sentaban cátedra de una manera unánime y ponían en la historia título y directores para la eternidad. Dejando de lado mis Creed_postersiempre nostálgicos desvaríos que demuestran que cualquier tiempo pasado fue mejor, los Oscars tienen, bajo mi descatalogado prisma, un único objetivo y fin: Imponer justicia. Resolver viejos entramados, reconocer olvidadas carreras, celebrar el resurgimiento de oxidadas estrellas, justicia poética o cinematográfica, como uno prefiera.

Si este año estos premios tienen algún valor es por dos razones: la primera se debe a las nominaciones para Mad Max Fury Road (que he visto ya un par de veces y cada vez me parece más loca y maravillosa), y la segunda, y más significativa, es gracias a la nominación al mejor actor secundario para Sylvester Stallone por Creed.

Una vez más Stallone es Rocky Balboa.

Y ya van siete. Y por la manera en la que se desenvuelve la trama de la película, sin duda será la última de todas. ¿Se merece el premio Sly? Por supuesto. Pero yo se lo habría dado hace cuarenta años por su primer Rocky o se lo habría dado por su papel en Copland, o qué demonios, por su performance en Cobra. Da igual, Stallone está igual de bien (o de mal para según quién) en todas sus películas. La diferencia radica en que en esta ocasión su personaje tiene unas circunstancias vitales que lo llevan al límite a nivel físico y humano. Y eso, ya sabemos, encanta a la Academia. Por no decir, lo que para mí resulta el Rocky-and-Adrian-Movie-Poster-rocky-and-adrian-balboa-20602052-512-755aspecto más importante: Rocky no es el protagonista de esta peli, es Stallone. Me resulta imposible reconocer al original Rocky en el rostro de Stallone. O incluso en su actitud y podréis decir: Rocky ha madurado, ha crecido. Sí, cierto es, es un tipo que ha vivido mil experiencias y los golpes de la vida lo han hecho ser menos ingenuo.  Vemos al personaje enfundado de negro, con su eterno sombrero y jugando con su clásica pelotita de goma, incluso cierta forma de caminar nos recuerda tras las cuerdas del cuadrilátero o entre las calles de Filadelfia al potro italiano. Pero yo ya solo veo al viejo y desgastado Stallone. Todo esto que acabo de decir es, sin duda, lo vital en esta película y en este momento de la saga.

A veces la gente se pone de acuerdo en decir que algo que estaba bien, está bien ahora. Estaba realmente bien.

En cuánto a la película he de decir que para mí va de menos a más. La premisa, tan disparatada como acertada, que Rocky entrena al hijo de Apollo Creed, se consolida a mitad de película. Claramente, es un escollo difícil de superar y de hacer aposentar como base de propuesta. Pero una vezlo hemos digerido; el resto de la cinta fluye como un auténtico remake de la original Rocky y fluye bien. Elementos como el boxeador desconocido, el viejo entrenador, el campeón que da una oportunidad a un don nadie, la historia de amor, la resistencia hasta el último round. ¡Adrian! ¡te quiero!!

Hay dos cosas que me gustan bastante de la película.  Una es el primer combate del joven Creed que está filmado enteramente en un solo plano secuencia. Desde la preparación en el vestuario hasta el final del combate, asistimos a una larga toma que nos muestra toda la pelea sin corte alguno. En este tipo de secuencias de acción, en la que los personajes pelean, el montaje es siempre una de las armas con las que cuenta un director no sólo para Rocky listensimpulsar este tipo de momentos, sino para hacer más creíbles aspectos como la simulación de golpes entre los actores.

Y la otra es el momento más bonito de la película; la secuencia en la que Creed pide perdón a Bianca tras su pelea en la previade su concierto. Separados tras la puerta de la casa de Bianca, Creed le habla a la puerta mientras intenta convencerla que la abra. Se trata de un claro homenaje a una de las secuencias más entrañables de Rokcy. Rocky le habla a la puerta de la habitación en la que se ha escondido Adrian para convencerla de que salga a dar un paseo con él.

EscuchaSin título

Y lo reconozco; al final Creed me ha emocionado de la misma manera que lo hice cuando vi por primera vez Rocky.

About Descatalogado

Miguel Arjona es Descatalogado y muchas más cosas. Además de su empeño por catalogar cine olvidado en viejas cintas de vhs, Miguel es guionista, realizador, crítico de cine y profesor de cine en FX ANIMATION Barcelona 3D & Film School. Después de estudiar una carrera universitaria que no tiene nada que ver con el mundo del arte, enfermería, decidió adentrarse en el séptimo arte y estudiar cine. Un año en el IDEP y luego dos más en el CECC, en las que estudió guion y dirección. Después de escribir y dirigir varios cortos en 2005, Miguel tuvo la oportunidad de ser director de ESTUDIODECINE, un cargo que ha ocupado durante diez años. Desde entonces, compagina su trabajo en el mundo de la docencia con la producción de varios largometrajes (Párking, La Manada), la escritura de guiones y la realización de cortometrajes y videoclips.
This entry was posted in Especial actores de culto and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s