UNA ARAÑA ROJA EN MI COLECCIÓN

Lugares comunes en el cine policíaco de los ochenta

Todas la películas tiene su propia historia y una historia con uno mismo. Una historia que te une a ella en un momento determinado, a una cierta edad  y en una situación concreta.

Mi historia con La araña roja (The Red spider, Jerry Jameson 1988) comenzó una noche de verano de hace más de veinte años cuando decidí programar el reproductor de vídeo y grabarla ya que la emitían en la 2 a altas horas de la madrugada. ¿Por qué? Imagino que la reseña del Teleprograma señalaría que tenía al menos un par de estrellas (buena película), pero lo que seguramente me convenció fue que en aquella época (apenas trece años) no disponía de cintas vírgenes por doquier, me sobrarían unos 85 minutos de alguna cinta ya utilizada y La araña roja duraba apenas 80 minutos. No era cuestión de desperdiciar cinta….así que…programé el vídeo.

A la mañana siguiente después de desayunar me puse a ver la película y lo que me encontré fue una turbia historia policiaca con varios elementos que en aquel momento me fascinaron y estremecieron. Una serie de asesinatos cometidos por una prostituta rubia, una araña roja  tatuada en el vientre de las víctimas,  el malsano ambiente de las calles de Nueva York… y el inolvidable rostro de James Farentino.

La araña roja vhs 1

Aquel excitante visionado se convirtió súbitamente en una terrible pesadilla en el momento en el que se detuvo la imagen y el video comenzó a rebobinarse de forma endemoniada. La cinta se había terminado y no tenía el final de la película, nunca supe quien fue el asesino.

No obstante, aquella desgracia no me impidió ver varias veces la película antes de decidir borrarla. Dos décadas después y  tras una pequeña invesigación gracias a la ayuda de internet, consesguí encontrar una vieja copia en vhs de la película ya que había sido distribuida por CBS en los noventa. ¿Quién será el asesino?

La araña roja y yo nos volvíamos a encontrar.

La araña roja es un telefilme dirigido por Jerry Jameson (un realizador que ha hecho toda su carrera en la televisión norteamericana) en el año 1988 y protagonizado por James Farentino en el papel del sargento de policía Malone.  Se trata del típico y tópico telefilme que recorre y transita por infinidad de lugares comunes del cine policiaco de la década de los ochenta.

El cadaver de un policía aparece en un motelucho del barrio del Village en Nueva York con un corte muy profundo en la garganta,  en el vientre tiene una araña roja dibujada con cortes y la principal sospechosa es una mujer rubia, posiblemente una prostituta.  No ha sido la primera víctima, ni será la última. La trama es el clásico “whodunit” o ¿quién lo hizo? en el que el crimen tiene aparentemente un caracter sexual. Desde el drama sobre prostitución adolescente Angel (Robert Vincent O´Neill 1984) ambientada en Los Ángeles hasta el thriller sexual con Clint Eastawood En la cuerda floja (Tightrope, Richard Tuggle 1984) ambientada en Nueva Orleans, el subgénero del thriller sexual nos ha ido mostrando siempre la parte más oscura de la ciudad, un laberinto en el que se mueven los personajes más siniestros y detestables, donde el crímen habita y se reproduce como un virus, y el sexo es mucho más que un intercambio entre dos seres humanos, es un negocio y es un arma de doble filo.

Crímenes sexuales que también forman parte de las tramas tanto del thriller sobre el mundo gay  A la caza (Cruising, William Friedkin 1980) como de la fusión entre giallo ultragore y thriller urbano que es El destripador de Nueva York (Lo squartatore di New York, Lucio Fulci 1982), filmes que conectan con uno de los elementos más interesantes de La araña roja,  y es el escenario de las calles de Manhattan como un lugar en el que el vicio y el crímen campan a sus anchas. Como buen ejemplo de telefilme que es, no abusa de las secuencias en exteriores, pero las pocas que tiene nos muestran un Manhattan lleno de prostitutas, chulos, maleantes, cubos de basura desbordados de porquería, taxis amarillos, carteles luminosos de locales con chicas desnudas, humo que sale del suelo, el puente de Brooklyn, Times Square, la calle 42…

Calle nochecalle 42

Toda una iconografía visual que Martin Socorsese ya había trabajado en Malas calles (Mean streets, 1973) Taxi driver (1976) en los setenta y en Jo que noche (After hours 1985) en los ochenta y que nos muestran a Nueva York como una ciudad tan fascinante como peligrosa. Un ambiente que también encontramos en otra película muy interesante a rescatar, El reportero de la calle 42 (Street smart, Jerry Schatzberg 1987), en la que se mezcla una trama periodística con otra policíaca con los bajos fondos de Nueva York y sus particulares habitantes como protagonistas. Las calles de La araña roja son también las misma sucias calles que tanto le gustaba mostrar a William Lusting en el psychokiller gore Maniac (1980) y sobretodo en Maniac Cop (1998), extraña y alucinada mezcla de filme de terror fantasmal y drama policíaco, sin olvidarnos del aroma de las calles que refleja Abel Ferrara en el policíaco sobre el mundo de las chicas de stripteasse Cuidad del miedo (Fear city 1984).

También son las calles de El exterminador (The exterminator, James Glickenhaus 1980), otro clásico de la serie B “callejera” con la que comparte otro punto interesante de la película: la influencia  de la guerra de Vietnam y sus traumas en los crímenes que se suceden en la gran manzana. Algo que tienen en común las víctimas de La araña roja es que todas habían batallado en la guerra de Vietnam, lo que vincula directamente el caso y el asesino con los traumas de la última gran guerra perdida por los norteamericanos. Al igual que el personaje interpretado por Robert Ginty en El exterminador, la huella de dicho conflicto bélico marca a las víctimas pero sobretodo al asesino de La araña roja. Porque al igual que la cinta de Glickenhaus el telefilme de Jameson es una historia de venganza: en este caso no se trata de una venganza perpretada tras la muerte de un familiar o un ser querido como es el caso de El ex-preso de Corea (Rolling Thunder, John Flynn 1977), Yo so la justicia (Death wish 2, Michael Winner 1982) o la propia El exterminador, todas impulsivas y viscerales. Aquí la venganza es meticulosamente planificada y ha sido ejecutada de manera muy cuidada a lo largo de los años.

Year of the dragonManiac Cop

La película tiene una curiosa y extraña subtrama: el sargento Malone recurre en varias ocasiones a un mafioso chino llamado Sonny Wu para sonsacarle información. Esta subtrama conecta con otra película de la época que es Manhattan Sur (Year of the dragon, Michael Cimino 1985): la mafia china en esta ocasión representa principal eje del mal de la isla y el policia interpretado por Mickey Rourke, es también un personaje traumatizado por la guerra de Vietnam. Su personaje actúa como si la guerra no hubiera terminado todavía, al igual que el asesino de La araña roja.

Y para cerrar la vinculación con la guerra de Vietnam, podemos hablar de una cinta hoy totalmente olvidada y del mismo año que La araña roja, se trata de Saigon (Off limits, Christopher Crowe 1988) .En pleno conflicto bélico dos policías americanos investigan los crímenes de prostitutas que está cometiendo un oficial de alto rango del ejército norteamericano.

El otro punto interesante de la trama es la dignificación del papel de la policía  ante la opinión pública así como ante la propia justicia; representada por el obstinado esfuerzo que se convierte en obsesión del personaje interpretado por James Farentino. Obsesión por solucionar el caso y a la vez cubrir los trapos sucios de los miembros del cuerpo policia, acto obsesivo que llevará hasta sus últimas consecuencias en un sorprendente anticlímax.

Una realización plana, sencilla, que ha sido trabajada de forma ràpida y que huye de cualquier complicación de puesta en escena. No hay persecuciones, no hay tiroteos, no hay sexo explícito, apenas exteriores y unas cuántas panorámicas del edificio de la sede del Departamento de Policia de Nueva York en Park Row. El resto son todos lugares comunes mil veces recorridos, tantas que su presencia, o en muchos casos su ausencia trabajan para rellenar un imaginario visual y simbólico que tanto el cine como la televisión han ido creando y educando en nuesta cabeza.

El acierto de este subproducuto radica además de la eficacia de este imaginario colectivo en otro elemento y quizás el más importante de todos: la familiaridad de unos rostros y unos actores que forman parte de la historia de la televisión norteamericana de los ochenta y noventa, series con la que hemos crecido. Rostros que aparecene en Dallas (1978-1991), Dinastia (Dinasty, 1981-89), Remington Steele (1982-89), El equipo A (The A-Team, 1983-87), Se ha escrito un crimen (Murder, she wrote 1984-), Urgencias (ER, 1994-2009, Norte y Sur (North and South, 1985-86) y por supuesto una serie de gran influencia y otro lugar común: Canción triste de Hill Street (Hill Street Blues,  1981-87), una de las series policíacas de referencia de los ochenta.

Soon Teck ohMissing in action 2

Pero entre esta amalgama de secundarios destacaremos a tres: el actor de origen japonés  Soon Teck Oh que intepreta al mafioso Sonny Wu. Además de participar en infinidad de series de TV le podemos encontrar en varios clásicos de la productora Cannon en los ochenta como Desaparecido en combate II (Missing in action 2: The beginning, Lance Hool 1985) y Yo soy la justicia II (Death wish 4: the Crackdown, J. Lee Thompson 1987), un secundario con una mirada siniestra y pérfida.

Destacaremos también  la presencia de la belleza ya madura de Jennifer O´Neill, una actriz que tras despertar la atención de Howard Hawks que la situó al lado de John Wayne en su útlima obra Río lobo (1971) y protagonizar Verano del 42 (Summer of´42, Robert Mulligan 1971) vió como su carrera se diluía con el paso del tiempo, pero que tuvo tiempo de aparecer junto a Chuck Norris en el clásico de acción Fuerza 7 (A force of one, Paul Aaron 1979) y en el no menos clásico de terror de David Cronenberg Scanners (1981) para exhibir su elegante presencia en ellas.

JennyJames y Jennifer

Pero sin lugar a dudas, el rostro más interesante de este telefilme es el de James Farentino, un actor que hizo su carrera principalmente en televisión y en teatro, donde obtuvo varios reconocimientos y premios. Ojos negros, mirada impávida y ligeramente estrábica, gran carisma, imponente presencia, movimientos enérgicos y esencia italiana de Brooklyn, lugar en el que nació. Un cruce entre Robert DeNiro,Treat Williams , Roy Scheider y Peter Falk, un rostro inolvidable.

James Farentino permanecerá para siempre en la memoria de los aficionados del género de terror por su papel de sheriff Dan Gillis en en clásico moderno Muertos y enterrados (Dead & Buried, Gary A. Sherman 1981), en cuyo rostro quedaron grabados el horror y la desesperación de un fatídico descubrimiento. En La araña roja su interpretación es rutinaria en general pero efectiva, salvo en varios momentos en los que saca a relucir su furia italiana así como su fino sentido del humor. Un actor de culto absoluto.

Dead buriedLa araña roja está basada en una novela (que no he leído) de William J. Caunitz titulada One Police Plaza, 1984). Caunitz es también el autor de la novela Suspects (1986) en la que David Mamet se basó para hacer Homicidio (Homicide, 1991).

IMDB me informa que La araña roja es la secuela de otro telefilme titulado precisamente One Police Plaza, dirigdo también por Jerry Jameson en el año 1986, y basado en la novela del mismo título. Investigando de nuevo en internet he conseguido una copia en VHS de Un trabajo policiaco, título con el que se distribuyó este telefilme en nuestro pais a principios de los noventa, así que en pocos días sabré que relación tienen exactamente estos dos telefilmes…

Mientras tanto, ahora que el blu-ray y los formatos HD mejoran cada vez más la calidad del cine doméstico, yo seguiré disfrutando de las desgastadas y seductoras imágenes de La araña roja con mi copia en VHS; y por supuesto hasta el final.

About Descatalogado

Miguel Arjona es Descatalogado y muchas más cosas. Además de su empeño por catalogar cine olvidado en viejas cintas de vhs, Miguel es guionista, realizador, crítico de cine y profesor de cine en FX ANIMATION Barcelona 3D & Film School. Después de estudiar una carrera universitaria que no tiene nada que ver con el mundo del arte, enfermería, decidió adentrarse en el séptimo arte y estudiar cine. Un año en el IDEP y luego dos más en el CECC, en las que estudió guion y dirección. Después de escribir y dirigir varios cortos en 2005, Miguel tuvo la oportunidad de ser director de ESTUDIODECINE, un cargo que ha ocupado durante diez años. Desde entonces, compagina su trabajo en el mundo de la docencia con la producción de varios largometrajes (Párking, La Manada), la escritura de guiones y la realización de cortometrajes y videoclips.
This entry was posted in Telefilm, Thriller and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s